Emociones durante el embarazo.

Durante la gestación es muy natural experimentar que nuestras emociones o estado de ánimo comienzan a variar, pues la sobrecarga a nivel hormonal genera en nuestro cuerpo y especialmente en el sistema nervioso alteraciones mientras nos adaptamos a esta hermosa etapa.
Pasar de la alegría al llanto emotivo, del deseo de realizar diversas actividades a solo querer reposar, entre otras actitudes son propias de este momento. Cabe resaltar que no solo puede vivirlo la madre; en algunas ocasiones quien vivencia estos cambios es su pareja o sus familiares más cercanos.

Emociones en el embarazo
Durante el embarazo la madre experimenta variaciones en su estado emocional….

Emociones habituales en cada trimestre del embarazo
Primer trimestre:
Predomina la sorpresa, el asombro y el llanto emocionado
Enojo, tristeza o miedo, generalmente asociados con la sintomatología física (nauseas, mareos, reflujo)
Temores relacionados con el adecuado termino del embarazo, en algunas mujeres conlleva a resguardar la noticia, puesto que no saben si podrán llegar a tener su bebé e brazos.
Temor a la sexualidad o coito, por miedo a dañar al bebé
Segundo trimestre
Ansiedad y expectativa por sentir por primera vez al bebé
Deseos de vincularse con actividades o tareas asociadas con la llegada del bebé (organización y decoración del cuarto del Bebé Feliz, compra de vestuario y juguetes)
Temores asociados con la salud y el desarrollo adecuado del bebé
En este trimestre la mayoría de parejas gestantes, retoman su vida de pareja en cuanto a su actividad sexual y existe un mayor deseo de la madre en estar cerca a su pareja.
Una vez la madre experimenta los movimientos de su Bebé feliz en su interior, los espacios prolongados de inactividad de este; se convierten en una señal de alerta sobre su vitalidad.
Durante este trimestre es más frecuente que la madre procure involucrar al padre en los procesos de estimulación, desde allí le comunique sus emociones y le comparta los movimientos del bebé.
Hay en general una disminución de sensaciones de llanto o tristeza.
Tercer trimestre
Los temores generados por el momento del parto surgen, más aún si la madre esta expuesta a un alto flujo de información.
Preocupación por saber si se perfilaran como una buena madre, dando satisfacción a las necesidades y cuidados del bebé
Mayor acercamiento afectivo con su respectiva pareja, el deseo sexual puede aumentar; aunque por los evidentes cambios físicos en el cuerpo de la madre, esta actividad pueda dificultarse.
Sensación de fatiga, o disminución de la energía para realizar las actividades diarias; como consecuencia de las dificultades al dormir.
Deseos encontrados entre el tener al bebé en brazos o permanecer en estado de gestación, generalmente se presentan en las semanas previas al parto.
La vivencia de las emociones es ineludible en cualquier ser humano, máxime en esta etapa, por ello no está mal visto experimentar sentimientos negativos (rabia, dolor, tristeza, frustración, etc); lo que no es recomendable es permanecer lapsos de tiempo prolongados en la misma emoción, ya que las sustancias químicas que segregamos al albergarlas pueden ser dañinas para nuestro Bebé Feliz.
A toda costa debemos evitar e sentimiento de culpabilidad escudándonos con el hecho de no puedo estar con x ó y emoción ya que este sentir afecta mucho más a nuestro bebé, que el mismo acto de vivir la emoción negativa y dejarla fluir. La invitación en esos momentos es hacer uso de técnicas de respiración, meditación o una actividad que nos desconecte de esa emoción negativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>